0

Desafiando la desigualdad de género: mi empresa de servicios de traducción dirigida por mujeres


Una publicación de blog de la comunidad TWB de María Scheibengraf

Una mujer sonriente: Maria Scheibengraf, miembro de la comunidad TWB
María Scheibengraf

Varios autores han estudiado la dinámica del lenguaje y el género, destacando cómo la sociedad ha percibido durante mucho tiempo la traducción como una actividad “femenina”. Esta idea tiene sus raíces en estereotipos antiguos: la sociedad ha visto durante mucho tiempo la traducción como una actividad secundaria y derivada, a diferencia de las artes “creativas” como la literatura y la poesía. Por lo tanto, las mujeres que asumían tareas tan «menores» en la sombra no eran más que una expectativa común.

En otras palabras, «la originalidad, la creatividad y la autoridad, retratadas como ‘masculinas’, tenían una autoridad patriarcal que les permitía relegar todo lo femenino a roles secundarios». (Abdelgawad, 2016). El consejo “Los buenos traductores son como ninjas: si los notas, no son buenos” no es casualidad. Creo que el mensaje subyacente que nadie se atreve a decir en voz alta es que las mujeres no deberían robar el protagonismo a los autores masculinos, a quienes se considera los verdaderos genios creativos.

En este artículo, quiero hablar sobre cómo mi experiencia al frente de un negocio de servicios de traducción me ha permitido desafiar los roles y expectativas tradicionales de género. Mi empresa, dirigida por mujeres y compuesta por mujeres, ofrece servicios de traducción para campos tradicionalmente dominados por hombres, como software, marketing y SEO (optimización de motores de búsqueda). Comenzaré con algunas perspectivas personales sobre la traducción, la desigualdad y la necesidad de mujeres empoderadas en nuestra industria. Más información en crisoltraducciones.com

La desigualdad estructural está en la raíz de la brecha de género en nuestra industria

La percepción inconsciente de la traducción como algo “inferior” no es el único factor que se interpone en el camino de una distribución de género más equitativa en la industria.

También hay aspectos estructurales y económicos a considerar, como el hecho de que el trabajo de traducción es más adecuado para empresarios independientes que otras actividades: es más fácil para las mujeres hacer malabares con la vida familiar y los compromisos profesionales trabajando como traductoras.

Porque, seamos realistas: las mujeres a menudo toman la iniciativa en los asuntos familiares, mientras que sus homólogos masculinos suelen centrarse en sus carreras. En Argentina, por ejemplo, la distribución del trabajo no remunerado en una pareja heterosexual sigue siendo muy desigual, ya que las mujeres dedican hasta 6,5 ​​horas al día al trabajo doméstico y de cuidados en comparación con las 3 horas de los hombres.

Las mujeres que eligen la traducción debido a su horario de trabajo flexible no es algo malo en sí mismo: con el trabajo por cuenta propia y el espíritu empresarial existe un mayor potencial de ingresos, lo que significa que es más fácil romper el techo de cristal. El problema radica en las desigualdades más profundas que impiden que las mujeres encuentren el tiempo, la energía y los recursos para hacer crecer sus negocios. ¿Cómo se puede equilibrar la paternidad, el manejo del hogar y la búsqueda de un negocio sin caer en un pozo de agotamiento aún más profundo?

El resultado es que la gran mayoría de las traductoras se encuentran atrapadas en un ciclo de salarios bajos (no me hagan empezar con agencias de traducción mal alimentadas), trabajos esporádicos y sin poder avanzar en sus carreras. ¿Y esos pocos hombres que eligen la industria de la traducción? Ellos son los que pueden acceder a puestos mejor pagados y más seguros. Los encontrará en puestos privilegiados, como puestos de liderazgo, colaboraciones a nivel ejecutivo, charlas y otras oportunidades de alto nivel.

Algo no va bien

Siempre he pensado: si la traducción es de hecho un campo dominado por mujeres, ¿por qué hay tantas oportunidades de alto perfil: traducir libros de gran venta, interpretar en eventos de televisión, etc.? ¿Bajo número de traductoras? O hay una prerrogativa genética (que obviamente es imposible), o hay una discriminación importante contra las mujeres.

Mi teoría es que cuando se trata de prestigio y visibilidad, las mejores oportunidades suelen reservarse para aquellos que ya tienen más privilegios: hombres, blancos, etc. En otras palabras: incluso si no existen barreras (directas) para acceder al trabajo de traducción, es probable que las mejores oportunidades sean para quienes ya disfrutan de un cierto grado de privilegio material y social. Una vez más, estoy hablando de desigualdades estructurales.

Discriminación generalizada, género y otros

Uno pensaría que el siglo XXI sería la era de la igualdad. Pero, lamentablemente, eso está lejos de ser cierto en muchas partes del mundo, y también en nuestra industria.

Hace unos seis meses, me sorprendió saber que una revista de la industria de renombre había lanzado una nominación para el llamado premio «Más sexy en localización». Es cierto que tomaron la precaución de hablar de «personas» y no de «mujeres», pero me pareció escandaloso que el 2022 siga siendo el año en el que hacemos del físico un factor de reconocimiento. En una industria donde la mayoría de ellos son mujeres. Y aunque la revista dice que por «sexy», se referían a «habilidades, confianza e inteligencia» (¡¿qué?!).

Me estoy centrando en el género en este artículo porque es el Mes de la Historia de la Mujer. Pero si queremos hablar de las desigualdades de género en la industria de la traducción, debemos reconocer que también proliferan otras formas de discriminación, como el racismo y la xenofobia.

Consulte la publicación de Sarah a continuación para ver otro ejemplo: ¿cómo nadie se dio cuenta de que una conferencia asiática de SEO sin expertos asiáticos (el SEO internacional y la traducción de SEO son áreas de la industria de la traducción) estaba simplemente mal?

Un artículo que destaca la ausencia de oradores asiáticos en una conferencia de CEO asiáticos

Mi experiencia como cofundadora de una empresa de traducción dirigida por mujeres

En 2011, cuando comencé a trabajar como traductora independiente, ya era consciente de las disparidades de género en el campo. Pero, de nuevo, siempre he sido demasiado consciente de cualquier forma de desigualdad.

Soy autista, verás (aparentemente venimos con superpoderes, uno de los cuales es la sensibilidad a la injusticia). Supongo que también me sitúa en la intersección de dos grupos discriminados, las personas neurodivergentes y las mujeres. Debo agregar que crecí en una economía subdesarrollada donde a los traductores se les paga una miseria por su trabajo.

Como feminista obstinada que soy e impulsada por mi deseo de hacer de la industria de la traducción un lugar mejor para todos nosotros, soñaba con fundar un negocio que prosperara poniendo en primer lugar la ética y la compensación justa que se merecen. Una especie de manifiesto “si no encuentras el ejemplo, sé el ejemplo”, si quieres.

Así fue como me convertí en cofundadora de una empresa de traducción dirigida por mujeres en 2016, junto con mis tres mejores amigas de la universidad. Estamos orgullosos de dirigir un negocio basado en tres pilares: equidad, inclusión y camaradería.

No voy a mentir y decir que fue fácil. Este no era el caso. He perdido la cuenta de cuántas veces he tenido que lidiar con abusos sexuales, comentarios no deseados sobre mi apariencia, una actitud escéptica hacia las mujeres empresarias, comentarios xenófobos o algún que otro comentario negativo sobre mi autismo.

El hecho de que brindemos servicios de traducción de marketing y SEO para un dominio típicamente masculino, el software, tampoco nos ha ayudado a allanar el camino (el SEO también tiene una mayor proporción de hombres que de mujeres). Sin embargo, ahí estamos, cuatro mujeres empresarias, luchando por la lucha y esforzándonos por dejar nuestra huella en un mundo en el que a menudo sentimos que no pertenecemos.

Las recompensas de ser parte de una revolución

Puede que a veces haya sido difícil, pero mi empresa también ha logrado grandes cosas: operamos de manera ética, organizamos regularmente sesiones de capacitación y eventos para promover oportunidades de desarrollo profesional para traductores autónomos, y molestamos al menos a tres fanáticos por semana en las redes sociales. Agregue algunos llamamientos públicos a las agencias operativas, y creo que podemos decir con seguridad que hemos tenido un impacto.

La mejor parte, si me preguntan, es la comunidad de mujeres empresarias que hemos podido construir: un grupo maravilloso que se apoya mutuamente, celebra los éxitos de las demás y actúa como un refugio seguro en una industria a menudo hostil. Un buen ejemplo es que le pedí a una de ellas (María Leticia Cazeneuve, de Humane Language Services) que le echara un vistazo a este artículo y me sugiriera ideas para mejorarlo. un sabado Y ella inmediatamente dijo que sí.

Es posible: podemos crear una industria de traducción abierta e inclusiva para todos. Solo tenemos que trabajar juntos y seguir peleando la buena batalla. Este Mes de la Historia de la Mujer, y todos los meses, que todas nos inspiremos a impulsar el cambio y marcar la diferencia.

Acerca de TWB y CLEAR Global

Traductores sin Fronteras (TWB) es una comunidad global de más de 100.000 traductores voluntarios y especialistas en idiomas que brindan servicios lingüísticos a organizaciones humanitarias y de desarrollo en todo el mundo.

TWB es parte de CLEAR Global, una organización sin fines de lucro con sede en EE. UU. que también incluye CLEAR Tech y CLEAR Insights. CLEAR Global ayuda a las personas a obtener información vital y ser escuchadas, sin importar el idioma que hablen. Logramos esto a través de la investigación y soluciones de tecnología lingüística escalables que mejoran la comunicación bidireccional con las comunidades que hablan idiomas marginados. Obtenga más información sobre este importante trabajo en clearglobal.org

Síguenos en redes sociales:

Obtenga más información sobre los derechos y la equidad de las mujeres este dia internacional de la mujer

Guest post written by Maria Scheibengraf, English to Spanish translator and TWB Community member. 

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *